Translate

domingo, 15 de diciembre de 2013

BOUDICA

43 d.c El emperador Claudio al mando de cuatro legiones  desembarcaron en las costas Británicas, más o menos un siglo antes lo mismo había intentado el gran julio Cesar pero con muy poco éxito, esta vez las cosas no serían igual esta vez habían llegado para quedarse, la resistencia de las tribus locales poca oposición suponía a las formidables legiones  Romanas, estas tribus poseían formidables y temibles guerreros pero la falta de cohesión les hacía ser poco eficaces contra las bien preparadas Legiones Romanas.
La invasión sería total se demolerían templos, conseguir destruir los iconos religiosos para imponer los suyos propios, relegando los cultos celtas al olvido más absoluto, una vez asentados en tierra Britana se crearon muros para contener el impetuoso ardor combativo de ciertas tribus como los Pictos , es entonces cuando surgieron nombres para la leyenda como el  que hoy nos ocupa, una reina al mando del pueblo de los Icenos una antigua tribu celta, una mujer capaz de hacer frente al poderoso invasor Romano, poniendo en serios apuros al mejor ejército de su época su nombre Boudica que en la antigua lengua celta significa Victoria ).

Según  algunas crónica Romanas escritas por los historiadores Tácito y  Dión Casio, habla de Boudica como una mujer alta de cuerpo esbelto y de una gran belleza, adornada con un pelo rojizo que le caían sobre las caderas, con voz áspera y con una mirada felina capaz de intimidar a cualquiera a la vez que cálida y agradable, portaba una túnica de vivos colores con un manto grueso que se ajustaba con un broche, siempre portana un collar de oro posiblemente un Torque  ( que entre los pueblos Celtas portaba la nobleza), sin ninguna duda fue una líder capaz y carismática guiando a su pueblo los Icenos junto con otras tribus a enfrentarse a los poderosos Romanos.

Boudica, nace alrededor del año 30 d.c entierras de los Icenos, un pueblo Celta asentado en tierras de Anglia del Este, la zona más oriental de las Islas Británicas. Boudica pertenecía a la aristocracia que gobernaba el lugar, con lo cual tubo a su alcance la mejor educación posible  para su formación, cuando contaba con tan solo 18 años se unió en matrimonio con el rey Prasutagus, monarca de los Icenos, aliado de los Romanos y sujeto a un tratado firmado con ellos. Prasutagus utilizaba esta alianza para comerciar con las tribus que habían sido latinizadas por los Romanos en la Galia.

Este tratado firmado por los Icenos dejaba claro que tras la muerte de su rey, algunas de sus posesiones pasarían a mano de Roma, a cambio Prasutagus recibiría ayuda económica y contingentes de soldados siempre que fuera necesario para combatir contra sus enemigos, con el vasallaje y el tributo hacia los Romanos, los icenos pudieron vivir plácidamente, con una casi total independencia de Roma.

Pasutagus tubo dos hijas del enlace con Boudica, todo parecía que ir bien, pero la muerte del rey Celta  en el año 60 d.c,  como bue padre Prasutagus había dejado una parte de su herencia como dote de sus dos hijas, Boudica quedaría como reina regente y protectora de la herencia de sus hijas. Pero los Romanos exigieron que se cumplieran los pactos firmados años antes, incluyendo la dote dejada a sus hijas ya que ellos no la reconocían, la realidad es que desde un principio lo que los Romanos querían era la totalidad del reino, como es lógico Boudica se negó a ello.

La respuesta de Roma no se hizo esperar y pocos días después el pretor en tierras Britanas Catus Decianus  mandó  a sus legiones a someter a los Icenos, poco tardaron en someterlos, expulsaron a los nobles de sus tierras humillando a sus familias vendiéndolos como esclavos, tras esto se exigieron el pago total  a los Icenos de lo pactado en el tratado.  




Pero esto no acabaría aquí, ya que Boudica fue tomada como
 responsable de todo lo sucedido y ella sería la que sufriría la ira de Roma en sus propias carnes, fue humillada en público, desnudada azotada mientras horrorizada veía como sus hijas eran violadas por los legionarios.

 Fue en ese preciso momento cuando Boudica decidió que lucharía con todas sus fuerzas contra el yugo del poder invasor sobre su pueblo. Rápidamente las noticias de lo sucedido recorrieron por tierras Británicas , Boudica hacía una llamada a la guerra para el que quisiera luchar, muchas tribus rebeldes enfrentadas entre ellas dejaron a un lado viejas rencillas y se alistaron bajo su nueva líder, pues veían una gran oportunidad de deshacerse del invasor Romano.




De esta manera Boudica pudo reunir a 150.000 guerreros, poniéndose frente a ellos, extendió los brazos, y solicitó la ayuda de Andraste la diosa de la victoria, mientras utilizaba antiguos rituales mágicos, nos cuenta la leyenda que de los pliegues de sus ropajes salió una liebre que indicó donde se encontraban los Romanos ( la liebre es un animal mágico dentro de la cultura Celta ), con lo que esto fue considerado como un gran presagio, miles de guerreros Celtas gritaron enardecidos  sellando de esta manera una unión indisoluble con su reina, la guerra estaba punto de comenzar.

Los guerreros Celtas no estaba adiestrados en la lucha como los Romanos ellos la guerra la entendían de otra manera, los Celtas se lanzaban a la batalla en una carrera hacia el enemigo, con el cuerpo cubierto de pintura azul intentando parecer mas terroríficos, no temían a la muerte ya que pensaban que una vez muerto su alma pasaba a otro cuerpo de ahí su ferocidad en la batalla en cambio los legionarios utilizaban las formaciones tácticas que tan buenos resultados les estaban dando cosechando muchas victorias , pero todo y así las tribus britanas no se lo iban a poner nada fácil a los experimentados legionarios.

El primer objetivo importante que se marcó fue Camulodumun donde residía una colonia de oficiales Romanos y un buen número de fieles, las tropas de Boudica pusieron cerco a la ciudad, los días fueron pasando y las batalla se fue recrudeciendo, el envite de los celtas poco a poco hacía retroceder las defensas de la ciudad hasta que un grupo de 200 hombres aguantaba como podían en el interior de un templo donde resistieron valerosamente durante dos días más, tras ser reducidos fueron todos pasados a cuchillo, pues eso mandaba la tradición Celta nunca se hacía prisioneros.

La IX Hispana al mando de Petiliu Cerialis intentó responder a lo sucedido en camulodunum avanzando desde su campamento situado a 80 Km al norte, pero Boudica esperaba a Petilius y los emboscó derrotando la formación Romana 5.000 legionarios fueron destrozados por los guerreros de Boudica, un desastre parecido al la derrota sufrida a manos de Armenio en la batalla de Teotiburgo. Las noticias pronto llegaron a Londinium ( actual Londres ) donde se asentaba el gobierno Romano Decianus, es tal el miedo que imponían los Celtas en su avance imparable y viendo que se aproximaban rápidamente hacia ellos decidieron abandonar la ciudad, a La llegada de Boudica se encontró las puertas de la ciudad abierta y desierta, otra conquista más para la reina, que ordenó quemar toda la cuidad hasta los cimientos.


El siguiente objetivo estaba a la vista Verulamiun, aquí pasó lo mismo los habitantes de la ciudad salieron despavoridos ante la inminente llegada de los Celtas, Suetonius  convocó a la II legión Augusta, pero llegaron tarde ante sus ojos encontraron otra ciudad arrasada como las anteriores. Hay que Boudica siempre iba a la vanguardia de sus hombres algo que aún enardecía si cabe más a sus fieros guerreros, estas acciones le supuso  que en más de una ocasión fuera herida en batalla, pero con todo no desfallecía y continuaba con su misión derrotar a los Romanos.

Por su parte Roma no podía permitir semejante humillación, aún disponía de recursos para hace frente el ímpetu de Boudica y los suyos, había llegado el momento de verse las caras directamente con Suetonius, que era un buen conocedor de las artes guerreras un Magister Militum, muy motivado con los sucedido y dispuesto para intentar sofocar la revuelta, si bien los Celtas habían golpeado primero ellos darían el último.

La batalla se presentaba crucial para los intereses Celtas, Boudica consciente de su superioridad numérica, dispuso a sus hombres para medirse a los Romanos. Suetonius Reorganizó a sus legiones, contaba con 10.000 hombres bien preparados, Suetonius  sabía desenvolverse bien en el campo de batalla, tenía la experiencia necesaria para enfrentarse a Boudica y los suyos, esta vez la s tácticas de combate tomarían una importancia capital en la batalla, el primer movimiento en favor de los Romanos fue la situación en el campo de batalla colocándose utilizando una loma a su favor  dominando la situación desde un punto más alto, luego se dispuso las catapultas, el terrero estaba preparado para la batalla. Los dos contendientes se encontraban frente a frente, Boudica a la cabeza de los suyos, decidida a dar el golpe definitivo a los Romanos, miles de guerreros enfurecidos se lanzaron sobre los legionarios algunos incluso desnudos adornados con sus pinturas de guerra demostrando de esta manera que no temían al enemigo que estaba enfrente a ellos. Suetonius estaba preparado y recibió la acometida Celta con una lluvia de jabalinas sobre estos, causando gran mortandad, acto seguido entro en acción la infantería con sus famosos cuadros todos juntos avanzando con paso firme penetrando en las débiles filas Celtas, por último la caballería entró por la retaguardia cerrando a los Celtas, la batalla estaba decidida la estrategia militar se impuso al número enemigo provocando casi el total exterminio de los hombres de Boudica.


Boudica pudo escapar aduras penas del campo de batalla, junto con su guardia personal consciente de que todo había terminado para ella y los suyos. El final de la Reina Icena es taba muy cerca Boudica sabía que si la cogían los Romanos, sería nuevamente humillada exhibida en las calles de Roma y muy posiblemente después sería violada para terminar asesinada y tirada de cualquier manera, una reina como ella no podía permitir tal cosa el suicidio era la opción más honrosa, el veneno puso fin a su vida, sus dos hijas la acompañaron en su camino al más allá.

Según recogen las crónicas, afirman que Boudica recibió un funeral digno de su rango, sus fieles seguidores la enterraron como a una heroína. El sitio donde fue enterrada se guardó en el más de los absolutos secretos para que los Romanos no pudiesen dar con ella y profanasen su cuerpo y de esta manera fomentaría más su leyenda, como un símbolo de la resistencia contra los invasores.

Los britanos intentaron continuar con la resistencia pero la superioridad bélica Romana termino por imponerse, arrebatándoselo todo, pero lo único que nunca les quitarían sería el recuerdo de su reina y el espíritu de libertad que puso en el corazón de todo su pueblo.

 Con el paso del tiempo la memoria de Boudica y lo que represento pasó al olvido, pero para suerte de la historia su memoria se recuperaría durante el Siglo XVI, donde su figura fue ensalzada justamente como se merecía, en esa era victoriana su nombre se unió al de la soberana Inglesa no en vano respondían al mismo nombre Victoria.

Hoy  en día podemos encontrar una representación suya subida en un carro de guerra acompañada de sus dos hijas en la esquina  del puente Victoria Embankment al lado del Big Ben, donde podrá ser recordada para siempre.